Religión

Los mayas Eran politeístas. Los principales dioses mayas se vinculaban con la agricultura y el tiempo, como el dios de la lluvia, el maíz. Poseían un ritual complejo: oraciones, ayunos, sacrificios humanos. Concebían al hombre como dependiente de los dioses que dominaban al mundo.

El creador del mundo era Hunab y se creía que su hijo ltzamná, señor de los cielos, de la noche y del día, había otorgado a los mayas la escritura, los códices y quizás el calendario. Se lo invocaba en las ceremonias propiciatorias del nuevo año, para evitar desastres.

Los mayas concebían al cosmos compuesto por 13 cielos, uno encima del otro, siendo la tierra la capa más baja. Sobre cada cielo reinaban trece dioses, denominados los Oxlahuntikú. Bajo la tierra existían otros nueve cielos, también en capas, sobre los que reinaban los Bolontikú. El último de estos cielos era el Mitnal, el infierno maya, el reino de Ah Puch, señor de la muerte.

yaxce
Chac Mool, dios maya de la lluvia

A lo largo de los siglos la evolución de la religión y la mitología maya hizo referencia al mundo de los poderes a los que se rendía culto. Algunas de sus deidades supremas eran: Kukulcán, dios de los vientos, la guerra, la muerte repentina y los sacrificios humanos, este dios era la versión maya del dios azteca Quetzalcóatl; Chac, dios de la lluvia; Itzamná, dios de los cielos y el saber; Ixchel, esposa de Itzamná, diosa de la luna y protectora de las parturientas; Hunab Ku, deidad única; Ixtab, diosa del suicidio y Ah Puch, dios de la muerte. Otras deidades destacadas eran: Ah Mun, Chac Mool, Bacab, Kinich Ahua y Ah Mucen Cab.